La introducción de una tecnología como la firma digital no exime a quien la introduce de la obligación de seguir facilitando la información necesaria para que los pactos sean válidos. Firmar una simple caja digital, que no forme parte integral de un contrato digital, es, como mínimo, una práctica arriesgada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *