1. Promover la innovación en el sector legal.
  2. Impulsar la creación de nueva tecnología de utilidad para el sector legal.
  3. Mejorar la situación de la Justicia a través de la innovación y la tecnología.
  4. Apoyar la transición digital del sector jurídico a través de la formación, la investigación y la difusión.
  5. Situar a Madrid en el mapa internacional de la innovación legal en materia de Justicia.
  6. Favorecer el desarrollo de tecnología acorde con la legislación vigente, acercando el ordenamiento jurídico a los tecnólogos.
  • EMPRENDEDORES que reciban apoyo para hacer realidad sus proyectos.
  • JURISTAS: abogados, jueces, procuradores, notarios, graduados sociales, etc. que reciban formación en materia de innovación, tecnología y emprendimiento.
  • TECNÓLOGOS: desarrolladores de apps, etc. que reciban formación en materia legal para así disponer de desarrollos ajustados a Derecho. El acercamiento al mundo jurídico también les permitirá poder idear APIs, apps y programas de interés para este sector. 
  • INSTITUCIONES Y EMPRESAS que puedan beneficiarse de la tecnología desarrollada en el IIL, de sus estudios, etc., y de la ventana hacia la internacionalización que proporcionará.
  • CIUDADANOS que ven facilitado su acceso a los distintos operadores jurídicos, y que disponen de más información sobre la Justicia.
  • La tecnología está causando cambios radicales en los diferentes colectivos profesionales del sector legal (consultar aquí artículo sobre el tema).
  • La formación actual de los juristas no incluye la adquisición de habilidades tecnológicas, ni de conocimientos sobre gestión del negocio  (ver aquí artículo sobre el tema).
  • El sector legal aún no está aprovechando las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías y, en particular, las apps y existe mucho potencial de desarrollo de este tipo de herramientas para responder a sus necesidades y a la de una mejor Justicia.
  • Es necesario fomentar el emprendimiento de base tecnológica legal, pues hay iniciativas pero muchas de ellas no llegan a buen puerto por falta de apoyo financiero, legal, comercial, de marketing, etc.
  • La tecnología debe ser desarrollada dentro de un marco legal y los tecnólogos necesitan trabajar de la mano de los juristas para que así sea. 
  • La transparencia es el valor clave de los próximos tiempos, tanto para las instituciones como para las personas y empresas; y la tecnología el medio para lograrla.

A través de cuatro tipos de acciones:

  • Creación de un ecosistema dónde trabajen juntos juristas y tecnólogos.
  • Apoyo a los emprendedores de base tecnológica legal para que hagan realidad sus proyectos.
  • Desarrollo de actividades de formación y divulgación sobre habilidades y conocimientos de Tecnología y Derecho.
  • Difusión de los beneficios de la innovación legal entre las instituciones, empresas y ciudadanos.

¡Podemos ayudarte!


 
Escríbenos a:
info@iilegal.es

 

Si deseas estar al día de las novedades...


 

Suscríbete