201707.26
0

Community Manager, ¿mejor un in house o extraterrestre?

¿A quién le encargo la dinamización de los perfiles del despacho en las redes sociales?, ¿es mejor que los lleve alguien de la casa o es preferible contratar a un Community Manager externo? Éstas son dos de esas preguntas “del millón”, que me ha planteado más de un abogado en estos últimos años, desde que Internet comenzó a llenarse de redes, de lugares de encuentro, debate y relación. Para responder a ellas, analizo en este artículo el perfil del buen Community Manager para un despacho de abogados (al que me referiré en adelante como el #CMLEGAL), pues a través de la identificación de los conocimientos académicos y técnicos y de las habilidades y experiencia que éste profesional debería tener, seremos capaces de dar con la solución adecuada para cada despacho.

Desde el punto de vista de la formación académica, en nuestra experiencia el perfil más adecuado lo reúnen los titulados universitarios de Derecho, ADE, Marketing o Publicidad y Relaciones Públicas, que han realizado, además, un master especializado en Marketing online.  

Entre los conocimientos técnicos que tiene un buen #CMLEGAL están el de la herramienta con la que se haya desarrollado el sitio web del despacho. Y como la mayoría de ellos, lo están en WordPress y esta herramienta se desarrolla en lenguaje HTML, pues serán esta herramienta y este lenguaje, los que le convendrá conocer. Además, deberá tener conocimientos sobre bases de datos y sobre la normativa aplicable al tratamiento de datos personales. También es muy conveniente que tenga experiencia en social media, comunicación online y técnicas para realizar el SEO/ SEM de nuestro sitio web.

El #CMLEGAL deberá conocer muchas herramientas, como todas aquellas que puedan serle útiles para la gestión de contenidos, entre otras, Hootsuite, Tweetdeck, Sprout Social, Audience, Mention, etc. Las que necesitará para gestionar emailings, integrables con la web y con las campañas, como Mailchimp o las necesarias para hacer un buen análisis de su trabajo, como, por ejemplo, Google Analytics.

En cuanto a las habilidades que reúne un buen #CMLEGAL, las más importantes son las:

3C: Creativo, Curioso y Concienzudo

Creativo porque deberá ser capaz de generar contenido y ello requerirá tener imaginación o la capacidad para identificar aquello que es realmente interesante de lo que otros han escrito.

Además, el buen #CMLEGAL a la hora de trabajar ha de ser curioso y concienzudo. Así es, el #CMLEGAL debe ser curioso por naturaleza, estar al día de lo que ocurre en el sector legal, de lo que hace la competencia, de lo que preocupa a los clientes del despacho y a aquellas organizaciones que aún no lo son, pero podrían un día llegar a serlo. Debe además conocer las últimas tendencias digitales en comunicación, así como las herramientas que salen constantemente al mercado y que pueden facilitar o mejorar su labor.

Como señalamos antes, el buen #CMLEGAL debe también ser concienzudo a la hora de buscar y escoger las fuentes de información adecuadas para escribir sus propios contenidos. El concepto de “fuente fidedigna”, esencial para cualquier periodista, debe ser también entendido y respetado por estos profesionales. No todo vale. No todo es bueno. De hecho, es posiblemente, esta labor de diferenciar el grano de la paja, el contenido realmente bueno del que no lo es tanto, lo que hará que destaque nuestra acción en las redes.

A la hora de redactar, el #CMLEGAL, tendrá que saber escribir con corrección y con ese estilo, especial que requiere internet, el que yo llamo de las:

3S: Sintético, simpático y Sólido

Es decir, que diga lo que tiene que decir sin extenderse innecesariamente; de forma atractiva, cautivadora, agradable y técnicamente válida, para destacar frente a tanta tontería que se publica en la red.

Además, el buen #CMLEGAL deberá recibir una buena formación sobre el despacho, entender la estrategia de negocio de éste, así como su visión y valores. Y si no ha realizado los estudios de Derecho ni es abogado, también tendrá que ser formado para que conozca las obligaciones deontológicas y legales de todo abogado, como el secreto profesional; la independencia; la honradez, lealtad, veracidad y diligencia para con sus clientes o las que regulan la publicidad que puede realizar y sus límites.

Finalmente, el buen #CMLEGAL debe saber actuar ante una crisis de comunicación, para lo que necesitará templanza, prudencia y conocimientos para resolver con éxito este tipo de incidentes.

Conclusión

Ya hemos visto en detalle cómo es el perfil del buen #CMLEGAL, así que ya estamos preparados para dar respuesta a la pregunta que da título a este artículo. Si contamos en nuestra organización con algún profesional que reúna o podría llegar a reunir con no demasiado esfuerzo económico y de tiempo, la formación académica, los conocimientos técnicos y las habilidades (esto es, que su perfil responda a las 3 C, que sea creativo, curioso y concienzudo; y a las 3 S, que escriba de forma sintética, simpática y sólida), que hemos repasado en estas líneas, le asignemos esta tarea, pues nadie mejor que uno de la casa, podrá ejercer la función de #CMLEGAL. Si, sin embargo, nadie tiene o podría tener sin gran esfuerzo todo este “elenco de virtudes”, quizás sea mejor acudir al mercado y buscar un free lance o contratar una empresa, que pueda ofrecernos este servicio.

María Jesús González-Espejo

@chusage y @emprendelaw

Socia Directora de Emprendelaw y socia fundadora del Instituto de Innovación Legal. Coorganizadora de Legal Hackers Madrid.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *