201609.08
0

La innovación como principal solución a la abogacía

Esta misma semana publicaba Expansión un artículo de Sergio Saiz (ver artículo) que recogía las respuestas de algunos de los abogados más importantes de este país, todos ellos socios directores de sus respectivas firmas. Si hay una idea que comparten prácticamente todos estos líderes es que la innovación, y sobre todo la pueden traer consigo los nuevos desarrollos tecnológicos, es uno de los principales retos actuales de la abogacía.

Estos abogados, dirigen algunos de los más importantes despachos de nuestro país y su visión del sector suele ser muy ilustrativa y bien formada. Hemos analizado una a una sus respuestas y copiado literalmente aquellas frases donde hacen referencia a la importancia de la tecnología, la necesaria transformación digital y la relevancia de la innovación para sobrevivir y destacar en el mercado. A continuación pueden leerse estas respuestas precedidas del nombre de sus autores:

Fernando Vives – Presidente ejecutivo de Garrigues: “La mayor parte de los cambios a nivel de gestión en los despachos van a venir de la aplicación de las nuevas tecnologías y de lo capaces que seamos de acertar con los sistemas adecuados….y más importante si cabe, va a estar la capacidad que tengamos de aplicar nuevos modelos tecnológicos para compartir el conocimiento que generamos y a la prestación de nuestros servicios. La tecnología aplicada a la gestión del conocimiento debe permitirnos que en cada caso y cliente podamos tener toda la fuerza y la capacidad de innovación de un grupo internacional, con el mejor conocimiento del derecho de los negocios local o nacional.

Rafael Fontana – Presidente ejecutivo de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira: Los despachos de abogados deberán revisar sus estructuras para evolucionar del modelo tradicional de prestación de servicios profesionales y acometer profundos cambios en el propio modelo de negocio….Las herramientas tecnológicas tendrán un papel decisivo

Luis de Carlos – Socio director de Uría Menéndez: La tecnología y la digitalización desempeñan un papel de creciente importancia en nuestras economías, y el sector legal no puede quedar exento en su adaptación a este entorno.

Joaquín Latorre – Socio director de PwC Tax &Legal Services: El principal reto pasa por ser capaces de entender lo que nos piden los clientes y acometer los cambios necesarios. Nos están diciendo que …seamos más estratégicos, flexibles e innovadores en la prestación de servicios; que evolucionemos de una visión más tradicional de la abogacía hacia otra más abierta…La digitalización y el análisis de datos a gran escala son los dos factores que más van a impactar en la gestión de los bufetes. Todavía no hemos visto ni una mínima parte de la transformación que el uso de las nuevas tecnologías va a producir en el sector legal.

Francisco Uría – Socio sénior de KPMG Abogados: Los despachos se enfrentan a retos que, en última instancia, no son muy distintos a los de sus clientes: prestar servicios profesionales de la máxima calidad de forma eficiente y afrontar el reto de la transformación digital…Los despachos tenderán a ofrecer a sus clientes soluciones globales, multidisciplinares y con un soporte tecnológico que proporcione seguridad y eficiencia.…La innovación jugará un papel fundamental.

Federico Linares – Socio director de EY Abogados: …el gran reto pendiente en la profesión legal es la revolución digital. Tanto en los servicios que se ofrecen como en la aplicación de la misma en los procesos internos, que ayudarán a ahorrar tiempo y costes, lo que se traduce en ventajas de competitividad respecto a nuestros clientes.

Luis Fernando Guerra – Socio director de Deloitte Abogados: Los despachos deben afrontar una profunda transformación. El impacto de las nuevas tecnologías es enorme. La innovación y la digitalización no son promesas ni sueños de futuro, está claro que son ya una realidad y ese futuro pasa por la transformación de las organizaciones, de los modelos de negocio y del perfil de propio abogado.

Jaime Velázquez – Socio director de Clifford Chance en España: La digitalización de la economía exigirá un serio compromiso con la innovación. Es fundamental que lo integremos en nuestra cultura corporativa para optimizar al máximo nuestros recursos. Pero esta transformación no puede quedarse en lo tecnológico, sino que precisa un cambio cultural que refleje un incremento de la flexibilidad o el trabajo en equipo. Además, los mercados reclaman una nueva era donde la transparencia y la ética estén presentes en todas nuestras actividades.

José María Alonso – Socio director de Baker & McKenzie en Madrid

Las necesidades y demandas de los clientes están generando desafíos transversales en el sector legal. También la irrupción de tecnologías innovadoras. El reto fundamental es lograr optimizar la gestión y la reducción de costes de forma eficiente para ser competitivos y crear más valor para el cliente. Los despachos seguirán potenciando la inversión en infraestructuras de comunicación y tecnologías de la información. En un escenario de fuerte competencia, éstas marcarán la diferencia. Asimismo, encaramos el enorme reto de aprovechar el potencial del análisis big data en esta industria. En materia de gestión, los retos van orientados a la creación de valor, la productividad y la eficiencia. El legal project management consolidará su reconocimiento. Otro modelo que aporta interesantes ventajas es el outsourcing de servicios. Cada vez es más importante contar con profesionales legales con perfiles poliédricos.

Íñigo Berricano – Socio director de Linklaters en España: La sociedad está cambiando y también nuestros clientes. Tenemos que adaptarnos, con un mayor y mejor uso de la tecnología e innovando en los procesos. Una prioridad para el sector es la mejora en la gestión de asuntos y capital humano. Estamos invirtiendo en herramientas que prevemos implantar, como, por ejemplo, en procesos de due diligence, programas que mecanizan la elaboración de documentos, etcétera. Todo ello supondrá un considerable ahorro de tiempo, sin que se vea afectada la calidad. Innovar en formación es otra de las áreas en la que trabajamos y es clave para ser más eficientes, por lo que, entre otras medidas, estamos redefiniendo nuestros programas.

Carlos Rueda – Socio director de Gómez-Acebo & Pombo: Ser capaces de incorporar la tecnología a los procesos para mejorar la eficiencia y productividad y ofrecer una carrera profesional atractiva que asegure la captación y retención del mejor talento manteniendo siempre los más altos niveles de calidad.  La tecnología puede incidir muy positivamente en la organización del trabajo, en la relación con el cliente y contribuir a una forma más eficaz de gestión (incidiendo en aspectos como la configuración de los espacios de trabajo, la presencia física de los abogados en el despacho, el dimensionamiento de equipos asignados a cada asunto, etcétera), así como a facilitar que el abogado pueda dedicar sus esfuerzos al trabajo de verdadero valor añadido.

Lucas Osorio – Socio director de Hogan Lovells en Madrid: Otro aspecto fundamental será adaptarse a las nuevas tecnologías.

Pedro Pérez-Llorca – Socio director de Pérez-Llorca: En mi opinión hay tres retos: la internacionalización, ya que no está claro cuál va a ser el modelo más adecuado; el cambio tecnológico; y la estructura de capital.

Pilar Menor – Socia directora de DLA Piper en España: Nos enfrentamos a retos tradicionales, como seguir contratando y reteniendo a los mejores profesionales y, por otra parte, tenemos desafíos nuevos, relacionados con las tecnologías de la información y la globalización. A medio plazo veo a los despachos fomentando la diversidad y los entornos de trabajo flexible. Esto requiere un nuevo estilo de liderazgo integrador capaz de motivar y retener a una nueva generación de nativos digitales a los que ya estamos contratando.

Antonio Vázquez-Guillén – Socio codirector de Allen & Overy en España: El sector legal experimentará importantes cambios derivados de la economía colaborativa, la mentalidad de las nuevas generaciones de abogados y la evolución de las tecnologías.

Como puede fácilmente deducirse de estas respuestas, la transformación digital, el uso de la tecnología, la necesidad de innovar, son denominador común. Es importante este cambio, las TIC están en la agenda de todas las grandes firmas y la necesidad de lograr organizaciones volcadas en la innovación también. El Instituto de Innovación Legal tiene una importante misión por delante. Se inicia un nuevo curso y estamos llenos de proyectos y buena energía. Si quieres saber más sobre nosotros, escríbenos: info@iilegal.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *